sábado, 27 de agosto de 2016

Los Cambios en Nuestras Vidas

Adaptarse a los cambios es algo a lo que nos enfrentamos muchas veces a lo largo de la vida. Es algo inevitable y con los tiempos que corren sucede constantemente, sea en su forma profesional o personal.

Las factores que afectan al cambio y nuestra forma de asimilarlo están directamente relacionados con la propia solución que les debemos de dar. Aunque el principal problema es, al final, un miedo que sólo podemos afrontar con confianza en nosotros mismos.

La Actitud, la forma en que nos tomamos el cambio, muchas veces es la responsable de todo lo que vaya a suceder. Si nos bloqueamos y nos cerramos en nosotros mismos, si nos negamos a superarlo, lo más probable es que fracasemos en el cambio.

Un cambio trastoca nuestros esquemas y por eso lo podemos rechazar. Al pasarnos la vida buscando seguridad a nuestro alrededor, cuando tenemos que cambiar nos cuesta. No podemos acoger con los brazos abiertos aquello que pone en jaque nuestra estabilidad. Este sería otro de los factores claves la Seguridad a fin de cuentas.

El aceptar algún cambio, a veces, remueve algo que tenemos bajo la piel. Creemos que un cambio anula el Yo, nuestra forma de ser. Consideramos que afecta a la imagen que hemos construido de nosotros mismos. Este factor de negatividad y resistencia suele darse más a menudo en los cambios que nos son impuestos. Es un problema identitario.

En resumen, todo cambio nos da miedo y por eso nos bloqueamos, nos descolocamos o simplemente no lo aceptamos. Por ello nuestra actitud ha de ser siempre positiva, necesitamos tener confianza doble: una en nosotros mismos y la otra en nuestra capacidad para superar todo lo que se nos ponga por delante.

Debemos entender que la Seguridad se consigue tarde o temprano y, al final, la estabilidad llevará a un nuevo cambio que tendremos que afrontar. Los Cambios en Nuestras Vidas son algo tan cíclico que tenemos que pensar en una constante de actitud positiva y saber que todo pasa para bien.

Sobre los problemas del Yo, de nuestra Identidad, no hay mucho que añadir porque sigue relacionado con lo anterior. Nosotros somos siempre Nosotros por muy redundante que suena. No importa el Cambio que se avecine porque somos los que lo hacemos. Las cosas las hacemos nosotros, no ellas a nosotros. 

Los Cambios no dejan de ser la esencia del ser humano, porque nos proponen los retos necesarios para seguir adelante. Retos para no estancarnos.