viernes, 27 de mayo de 2016

Teo busca la Libertad

Cuando el profesor planteó aquel trabajo para casa, Teo no tenía muy claras las cosas. El viejo mastodonte les miró con su cara cetrina y les dijo que le hablasen de la “Libertad”.

Ahora, allí, frente a la clase, se enfrentaba a lo que no consideraba libertad. Le habían señalado y ordenado ir a la pizarra. Sus compañeros le miraban expectantes esperando completar aquella ejecución pública.

Miró las letras negras de su redacción. Entonces se dio cuenta de que sólo había escrito lo que los demás querían oír. Rompió el folio en mil pedazos.

Acababa de encontrar la Libertad.