jueves, 26 de mayo de 2016

Vino y Memoria


La bermeja dulzura que recorre el paladar me recuerda al beso. Aquél que en una cálida tarde de agosto te dí.

El afrutado aroma me transporta a esos brazos que me estrecharon con pasión y locura en Aranjuez.
Esta copa y la memoria. Este vino y la felicidad.