viernes, 7 de octubre de 2016

Al final del camino...


Moteadas perlas de azahar que se deslizan por tus mejillas. Suave piel nacarada de mi dulzura, amor sin límite ni tiempo que se enclaustra en este corazón. 

Tus sollozos hablan de nuestros secretos más oscuros, del paso de mi vida a otra que nos separa. Muere mi cuerpo más queda mi alma inmortal jurando en idiomas que antes desconocía. 

Las palabras que hoy de mis labios encarnados dejarás de oír, las susurrará el viento de forma cómplice. Las gritará el mar como olas y las repetirán las tempestades con su furia. Dirán cuanto te amaba. Te transportarán a los momentos felices de nuestra vida y desearás acompañarme, haberme seguido. Como siempre te aguardaré al final del camino. 

No queda nada que decir. La llama se apaga y el alma se marcha. El que aquí yace te ama.

Copyrighted.com Registered & Protected 
OI21-ZDCT-ZZPA-CONR